Antiarrugas atómico 
  corner   



¿Cuándo podré pintarme los ojos sin pintarme la nariz?


HOME

escríbeme aquí

Mi bloguiperfil

Travesía Superconjuntada: he cruzado el Algarve a pie y ahora voy por la costa hacia Lisboa:

1ª etapa (Abril 2010)Vila Real - Cacela - Tavira

2ª etapa (Abril 2010)Tavira - Moncarapacho - Olhao - Praia de Faro

3ª etapa (Mayo 2010)Praia de Faro - Quarteira - Albufeira - Lagoa
(3 posts)


4ª etapa (Junio 2010)Portimão – Praia da Rocha – Torralta - Alvor - Lagos
(3 posts)


5ª etapa (Ago 2010)Lagos - Luz - Salema - Cabo de São Vicente
(2 posts)


6ª etapa (Abril 2011)Budens - Carrapateira - Aljezur – Odeceixe
(3 posts)


7ª etapa (Mayo 2011)Odeceixe - Zambujeira - Almograve - V.N.Milfontes
(3 posts)


8ª etapa (Junio 2011)V.N.Milfontes - Porto Côvo
(1 post)


9ª etapa (Julio 2011)Porto Côvo – Sines – Santo André – P.Galé
(2 posts)


Categorías:

Albania

Arte

Aveiro

Bragas

Cervecitas

Cosas que ves

El Alentejo

El Algarve

Historias de Aeropuertos

Italia

La Casa del Porvenir

La Sevibici

Ligues

Lisboa

Los Remedios

Mis Escritos

Mis Viajes Solitarios

Moda

Pechugaaas

Pequeñas Reflexiones

Teatro

Tecnología

Tirana

Otrosblogs:


400 maniquíes ya!La Voz del Maniquí

Setentero-musical Cuenta Discos

Edu Un Cronopio Amnésico

M. Noches de Lluvia

Buenísimo Recuerdos a olvidar

Xtraterrestre con X La nada del todo

Fotos en Sevilla Anibal

Otros colores Violeta

Alamedero Nono

No se corta San Canalla

Bailando, sintiendo Retales de Lunares

¿Sólo 40? Cantando mis Cuarenta

En el aire DragonFlyrs

Interesante Salvador Navarro

De cómo pensamos Yo, trébol

Espía Jaio

Lobo gruñón
Grumpy Wolf

Follancias ¿Qué pasa follador?

Relatos reales Memoria

Volvió Lentejo

Mashuca
Cuasiblogh

Volvió al ruedo! PandragoQ


Em português

Nuestro blog
Centro Cultural Lusófono

Lisboa antiga Bic Laranja

Património em perigoLisboa S.O.S.

Pequeñas y grandes ruinas con su cieloRuin'arte

Fonte de inspiração!Portugal a pé

Coisinhas interessantesNosso mundo na net

Há muitissimos
Castelos de Portugal


In italiano

Mi amiga Daniela

Robba


Auf Deutsch

Odile


Anuncios antiguos

Filminas


Esperando a que resuciten

Minshu

Superpava

Milio


Páginas web

Traversa (Mi hermano cruzó África a pie y escribió un libro)

Centro Cultural Lusófono (Nuestra asociación de aficionados al mundo portugués)

La Fosa Bestiaria (Las Hermanas Lumière)

ABC del Kitsch (Jaio)

Mis posts pasados:

Febrero 2003
Marzo 2003
Abril 2003
Mayo 2003
Junio 2003
Julio 2003
Agosto 2003
Sept 2003
Oct 2003
Nov 2003
Dic 2003
Enero 2004
Febrero 2004
Marzo 2004
Abril 2004
Mayo 2004
Junio 2004
Julio 2004
Agosto 2004
Sept 2004
Oct 2004
Nov 2004
Dic 2004
Enero 2005
Febrero 2005
Marzo 2005
Abril 2005
Mayo 2005
Junio 2005
Julio 2005
Agosto 2005
Sept 2005
Oct 2005
Nov 2005
Dic 2005
Enero 2006
Febrero 2006
Marzo 2006
Abril 2006
Mayo 2006
Junio 2006
Julio 2006
Agosto 2006
Sept 2006
Oct 2006
Nov 2006
Dic 2006
Febrero 2007
Marzo 2007
Abril 2007
Sept 2007
Oct 2007
Nov 2007
Dic 2007
Mayo 2008
Junio 2008
Julio 2008
Agosto 2008
Sep 2008
Oct 2008
Nov 2008
Dic 2008
Enero 2009
Febrero 2009
Marzo 2009
Abril 2009
Mayo 2009
Junio 2009
Julio 2009
Agosto 2009
Sep 2009
Oct 2009
Nov 2009
Enero 2010
Febrero 2010
Marzo 2010
Abril 2010
Mayo 2010
Junio 2010
Julio 2010
Agosto 2010
Sep 2010
Oct 2010
Nov 2010
Enero 2011
Febrero 2011
Marzo 2011
Abril 2011
Mayo 2011
Junio 2011
 

viernes, 5 de septiembre de 2008

 
Albania (4): Himara

"El jefe de la policía", dice mi taxista Enver, la idea para que yo encuentre hotel parece ser buscar al jefe de la policía de Himara, "¿El jefe de la policía se ocupa de estas cosas?" pienso yo, pero nada me sorprende ya, todo en este país es surrealista. Ya estamos en Himara, un pueblo pequeño de bloques de pisos que ya están arruinados antes de terminar de construirse, y veo la magnitud del problema: no hay hoteles, en una vuelta en el taxi por el pueblo veo un total de dos hoteles, de dudosa pinta (aunque eso no me importa ya) con toallas de playa colgadas en todos los balcones, o sea llenos. No acabo de entender muy bien qué pinta el jefe de la policía en todo esto, hasta que nos lo encontramos por la calle. "¡Hombre, qué pasa!?" "¿Qué tal, tío"? "¡Muy bien, y a ti, ¿cómo te va, colega?" Ah... es que son amigos. Enver le expone mi problema y el jefe empieza a llamar por el móvil. "¡Hotel, s'ka problem!" me dice Enver. "¡Vamos a tomar una cerveza!"

Enver, el jefe de la policía y yo nos sentamos en la terraza de un cutrebar, en la planta baja de un bloque de pisos sin terminar. El jefe de policía no para de hacer gestiones con el móvil, ahora él llama, ahora le llaman a él... parece que conoce a todo el pueblo y que todos se están llamando entre ellos para ver quién puede encontrar una habitación libre. No tarda mucho en cerrar el negocio, s'ka problem, ya tenemos hotel, "cerca del puerto", ¡vámonos!
Por aquí no veo ningún hotel, bueno, no importa, yo me fío. Primero vamos al puerto, pone "POLICÍA, NO PASAR" y por allí pasamos (porque claro, vamos con un policía). Una muchacha joven baja de la montaña y nos saluda a todos, parece que ella nos va a llevar.

Pasamos por la parte de atrás del puerto, edificio triste todo rodeado de escombros y cascotes y mierdas,

y empezamos a subir la montaña, de piedra en piedra (aquí nos deja el jefe de policía, misión cumplida),

subimos, ya estamos viendo el mar desde arriba, hostias, y un búnker, a primera vista parece una roca pero no, es un búnker,

seguimos, menos mal (porque lo que me faltaba era tener que pasar la noche en un búnker),

pero ¿cómo puede haber un hotel por aquí? O esto es un atajo y el hotelito rural está al otro lado del bosque, o... no sé, esto es muy raro, menos mal que tengo mi ángel de la guarda Enver a mi lado acarreando mi equipaje y la chica me puede explicar alguna cosa en su inglés del colegio, aunque la verdad es que no entiendo mucho...
finalmente, el jardín,

y ... ¡una casucha de cemento con la bandera albanesa ondeando en el techo!

Me enseñan una habitación, me parece estupenda porque ahora mismo cualquier cosa que no sea un búnker me parecería estupenda, su madre aparece, me enseñan el salón, etc., me imagino que esto es la casa de la familia pero no, es todo para mí, una casucha de cemento para mí sola.

Úf, lo he conseguido... le doy dinero a todo el mundo, Enver se va, me da su número de teléfono (aunque no sé cuándo le voy a llamar, bueno, ya le pondré algún mensaje quizás, lleno de argot y abreviaturas en albanés, sk prblm, en un mundo perfecto sería capaz, en el mundo real... pues no), ahora ¿qué voy a hacer, sin Enver a mi lado? Iona (la chica) se muestra dispuesta a acompañarme a todos lados. Tengo que comer, pero le digo que creo que puedo bajar al pueblo sola. Vamos allá:

Bajo al pueblo, saltando de piedra en piedra, intentando no perderme en el bosque, y me como una de las mejores comidas de mi vida en una de las muchas terrazas que bordean la playa, es asombroso lo bien que se come en Albania, con ingredientes de primera y recetas albanesas, italianas, griegas y de todo. Tengo la cabeza como un bombo y ni me entra una cerveza, bebo agua (a veces pasa). Estoy cansadísima. Subo a dormir la siesta,

que ni puedo dormir porque estoy tan agotada y alucinada, y pendiente de que venga Iona para vaciar la lavadora y llevarme a la playa. Por suerte, nada más tumbarme aparece, vacía la lavadora pero no me lleva a la playa, le digo que no hace falta que me acompañe, puedo ir sola, creo que es un alivio para las dos, es muy simpática pero no sé de qué hablaría en la playa toda la tarde con ella, así puedo dormir tranquila (pero no puedo) (pero da igual), descanso,

(esto es el salón de la casa),

un poco más tarde bajo al pueblo para mironearlo e investigar y ver lo que hay (definitivamente no hay nada, es un espanto), y estar en la playa un ratito.

Pues eso, Himara es un pueblo de pocas calles, desmoronándose y construyéndose por partes iguales, sin infraestructuras, totalmente sin tocar por el turismo de fuera, pero sí con sus anuncios de Vodafone y su música de discoteca (pumba pumba) que emana a todo volumen de un chiringuito en la arena. Estos son los edificios que hay en primera línea de playa:

también estos:

Es muy surrealista. Hasta la playa es surrealista:

Y la zona, cuando te das un paseo, es extraña: una mezcla de casas abandonadas a pie de playa, otras despedazadas en algún motín histórico, antenas parabólicas, obras sin terminar, cimientos olvidados, hierros que salen del suelo, alguna construcción de lujo con paneles solares, bares, cientos de ellos, tienduchas, úy, ¡mira el jefe de policía!, nos saludamos efusivamente, yo voy por la calle y él está... en un bar tomando algo con los colegas...

Pero hay que ir con mucho cuidado, soy la cenicientas de Himara y no se me puede hacer de noche, voy munida de mi linterna por si acaso pero no me gustaría tener que subir por esa montaña por la noche, por lo visto hay otro acceso, una carretera o algo que debe de estar detrás de la casa de la familia, que está detrás de la mía, subiendo la montaña un poco más, pero no sé dónde está, debe de estar lejos y además ¿cómo la encuentro?, ¿cómo pregunto? Se me está yendo la luz, compro dos o tres cosillas en una tienda y subo enérgicamente por el peñasco, dejando el pueblo abajo con sus escombros y su pumba pumba,

De vuelta en la casucha, me siento un ratito en el patio escribiendo el diario hasta que se va la luz del todo y luego ceno pobremente, sentada en el sofá a la luz de la bombilla pelada del pasillo (porque la bombilla pelada del salón no funciona). El crepúsculo también trae otra cosa, oigo unos cencerros, ¿esto qué será?, cuando miro fuera alguien está trayendo cabras, que deja en el claro delante de mi jardín, allí están, rodeando mi casa, subiéndose a las rocas y diciendo beee beee, pues mira, algo de compañía tengo para mi (primera y) última noche en Himara (eso y el pumba pumba que se oye desde la playa y no me deja dormir.) Quiero salir de aquí. No pasa nada, mañana a primera hora salgo, Iona viene a recogerme y llevarme donde el autobús a las 9, mañana voy a Saranda y sólo puedo pensar en el buen hotel donde voy a ir, la normalidad, mañana, ¿sí?, sí, por favor.............

.

Etiquetas: ,




3 Comentarios



This page is powered by Blogger.