Antiarrugas atómico 
  corner   



¿Cuándo podré pintarme los ojos sin pintarme la nariz?


HOME

escríbeme aquí

Mi bloguiperfil

Travesía Superconjuntada: he cruzado el Algarve a pie y ahora voy por la costa hacia Lisboa:

1ª etapa (Abril 2010)Vila Real - Cacela - Tavira

2ª etapa (Abril 2010)Tavira - Moncarapacho - Olhao - Praia de Faro

3ª etapa (Mayo 2010)Praia de Faro - Quarteira - Albufeira - Lagoa
(3 posts)


4ª etapa (Junio 2010)Portimão – Praia da Rocha – Torralta - Alvor - Lagos
(3 posts)


5ª etapa (Ago 2010)Lagos - Luz - Salema - Cabo de São Vicente
(2 posts)


6ª etapa (Abril 2011)Budens - Carrapateira - Aljezur – Odeceixe
(3 posts)


7ª etapa (Mayo 2011)Odeceixe - Zambujeira - Almograve - V.N.Milfontes
(3 posts)


8ª etapa (Junio 2011)V.N.Milfontes - Porto Côvo
(1 post)


9ª etapa (Julio 2011)Porto Côvo – Sines – Santo André – P.Galé
(2 posts)


Categorías:

Albania

Arte

Aveiro

Bragas

Cervecitas

Cosas que ves

El Alentejo

El Algarve

Historias de Aeropuertos

Italia

La Casa del Porvenir

La Sevibici

Ligues

Lisboa

Los Remedios

Mis Escritos

Mis Viajes Solitarios

Moda

Pechugaaas

Pequeñas Reflexiones

Teatro

Tecnología

Tirana

Otrosblogs:


400 maniquíes ya!La Voz del Maniquí

Setentero-musical Cuenta Discos

Edu Un Cronopio Amnésico

M. Noches de Lluvia

Buenísimo Recuerdos a olvidar

Xtraterrestre con X La nada del todo

Fotos en Sevilla Anibal

Otros colores Violeta

Alamedero Nono

No se corta San Canalla

Bailando, sintiendo Retales de Lunares

¿Sólo 40? Cantando mis Cuarenta

En el aire DragonFlyrs

Interesante Salvador Navarro

De cómo pensamos Yo, trébol

Espía Jaio

Lobo gruñón
Grumpy Wolf

Follancias ¿Qué pasa follador?

Relatos reales Memoria

Volvió Lentejo

Mashuca
Cuasiblogh

Volvió al ruedo! PandragoQ


Em português

Nuestro blog
Centro Cultural Lusófono

Lisboa antiga Bic Laranja

Património em perigoLisboa S.O.S.

Pequeñas y grandes ruinas con su cieloRuin'arte

Fonte de inspiração!Portugal a pé

Coisinhas interessantesNosso mundo na net

Há muitissimos
Castelos de Portugal


In italiano

Mi amiga Daniela

Robba


Auf Deutsch

Odile


Anuncios antiguos

Filminas


Esperando a que resuciten

Minshu

Superpava

Milio


Páginas web

Traversa (Mi hermano cruzó África a pie y escribió un libro)

Centro Cultural Lusófono (Nuestra asociación de aficionados al mundo portugués)

La Fosa Bestiaria (Las Hermanas Lumière)

ABC del Kitsch (Jaio)

Mis posts pasados:

Febrero 2003
Marzo 2003
Abril 2003
Mayo 2003
Junio 2003
Julio 2003
Agosto 2003
Sept 2003
Oct 2003
Nov 2003
Dic 2003
Enero 2004
Febrero 2004
Marzo 2004
Abril 2004
Mayo 2004
Junio 2004
Julio 2004
Agosto 2004
Sept 2004
Oct 2004
Nov 2004
Dic 2004
Enero 2005
Febrero 2005
Marzo 2005
Abril 2005
Mayo 2005
Junio 2005
Julio 2005
Agosto 2005
Sept 2005
Oct 2005
Nov 2005
Dic 2005
Enero 2006
Febrero 2006
Marzo 2006
Abril 2006
Mayo 2006
Junio 2006
Julio 2006
Agosto 2006
Sept 2006
Oct 2006
Nov 2006
Dic 2006
Febrero 2007
Marzo 2007
Abril 2007
Sept 2007
Oct 2007
Nov 2007
Dic 2007
Mayo 2008
Junio 2008
Julio 2008
Agosto 2008
Sep 2008
Oct 2008
Nov 2008
Dic 2008
Enero 2009
Febrero 2009
Marzo 2009
Abril 2009
Mayo 2009
Junio 2009
Julio 2009
Agosto 2009
Sep 2009
Oct 2009
Nov 2009
Enero 2010
Febrero 2010
Marzo 2010
Abril 2010
Mayo 2010
Junio 2010
Julio 2010
Agosto 2010
Sep 2010
Oct 2010
Nov 2010
Enero 2011
Febrero 2011
Marzo 2011
Abril 2011
Mayo 2011
Junio 2011
 

domingo, 12 de junio de 2005

 
Tengo una idea diabólica en la mente.

Todo remonta a una semana a finales de julio de hace muchos años. Una semana de pasión, sin ir más lejos. Yo tenía 19 años. Vivía temporalmente en Salamanca. Todo era temporal en aquel entonces. Mi amiga Susana y yo decidimos irnos de vacaciones, visitando la mitad de España, un día en cada sitio, en autostop.

La segunda ciudad en la lista era Sevilla. No la conocíamos. Saltando de coche en coche, con el trasfondo de la España porrera y guay de los primeros ochenta, llegamos a Sevilla a las 7 de la tarde, con un pequeño problema: el calor. Mi amiga se desmayaba. Yo la sostenía. Buscamos una pensión, una ardua tarea, lo único que había era el Hostal Sierpes, una cárcel sofocante, más de mil pesetas por una habitación en el ático con minúsculo tragaluz circular al fondo de un túnel en el techo como única ventana. Increiblemente, el hostal existe todavía. Mi amiga estaba fatal, pero salimos a cenar.

Fuimos a cenar a un restaurante de menús que se llamaba Las Escobas. Que también sigue existiendo. Cenamos y hicimos buenas migas con el camarero, que nos invitó a dar una vuelta después, cuando él terminara el trabajo. Mi amiga no estaba en condiciones. Yo dije, pues yo sí, yo voy sola y ya está. Cosa que hice.

El camarero y yo visitamos todos los bares de la zona. Muy bonito. Nos llevábamos muy bien. No pasó nada y el día siguiente la Susi y yo nos fuimos a Granada. Pero como él y yo habíamos intercambiado direcciones, nos escribimos alguna carta, y como yo iba a pasar el mes de septiembre en Cádiz, acordamos que yo iría a pasar unos días en Sevilla con él. Cosa que hice también.

No me daba cuenta de que nos gustabamos hasta que me bajé del tren en la estación y nos dimos un megabeso, allí en el andén. Hay que ser zoquete, de verdad no lo sabía.

Nos fuimos a su casa y allí pasé 5 días. Si ni sabía que el tío me gustaba, imaginaros los conocimientos que tenía en otros temas como por ejemplo el calor de Sevilla. No tenía ni idea. Hacía cosas como salir a dar un paseo por el Parque de María Luisa para ver las palomas a las 3 de la tarde. Me parecía que me iba a morir. El camarero se pasaba todo el día y la mitad de la noche trabajando, y no estaba dispuesto a cambiar su horario. Yo estaba muchas horas sola. Pero cuando el camarero estaba, qué alucine. Fue una relación MUY pasional. En mi vida había conocido nada igual.

A lo que voy, en realidad, es a la casa donde vivía el camarero. Estaba en el número diecinueve de la Calle Progreso. Era una casa de dos plantas, estaba encima de una panadería medio en ruinas. Entrabas, subías una escalera superdecrépita y ya estabas en la casa. Era una ruina. Sólo la primera planta era habitable. Bueno, habitable. Recuerdo el wáter ante todo. Había que ir al wáter con paraguas, sí, literalmente, porque mientras meabas se te caía una cascada de agua en la cabeza, genial. No había nada, apenas muebles, el único mueble que tenía el camarero era la cama, ya la cama era una isla, un oasis al revés, el paraíso en muchos sentidos. No había cocina, y por no haber, no había ni un vaso, quería un vaso para beber algún vaso de agua y tuve que salir a buscar una tienda, me metí por la calle Felipe II que ahora es una zona civilizada pero que en aquel entonces era un desierto con algunos bloques de diez pisos aquí y allá, tiendas no había, encontré un bar, entré y pregunté si me podían vender un vaso, nop, nada, al final me llevé una botella de coca-cola y esa botella de coca-cola fue mi vaso mientras estaba en la Calle Progreso, 19.

El camarero, que se llamaba Jesús, era lindo pero más bien raro. Las veces que nos fuimos por ahí, después de su trabajo, con Pedro, su compañero de piso y también camarero en Las Escobas, íbamos a la calle Betis y allí él hacía trucos de mágia para alucine de los transeuntes, que no mío, hacía una cosa con unos billetes de cien pesetas que desaparecían. Al final desapareció él también, se fue a un supuesto congreso de magos, qué más puedo decir, y yo me encontré de vuelta con Susana en Cádiz, y recuerdo que derramé unas lágrimas.

La cosa es que la otra noche estuve en la zona del Porvenir, ese barrio, y pasé por la Calle Progreso y me pareció ver un cartel de "Se Vende" en el número 19. No tengo la seguridad absoluta, pero me parece que sí, que lo ví. Esta noche también he quedado por aquella zona y voy a ver si es verdad. Y si es verdad - aquí entra en juego la idea diabólica - voy a llamar y voy a pedir que me enseñen la casa, como si quisiera comprarla. Sería una experiencia alucinante. Ya os cuento :)
.

Etiquetas: ,




0 Comentarios



This page is powered by Blogger.