Antiarrugas atómico 
  corner   



¿Cuándo podré pintarme los ojos sin pintarme la nariz?


HOME

escríbeme aquí

Mi bloguiperfil

Travesía Superconjuntada: he cruzado el Algarve a pie y ahora voy por la costa hacia Lisboa:

1ª etapa (Abril 2010)Vila Real - Cacela - Tavira

2ª etapa (Abril 2010)Tavira - Moncarapacho - Olhao - Praia de Faro

3ª etapa (Mayo 2010)Praia de Faro - Quarteira - Albufeira - Lagoa
(3 posts)


4ª etapa (Junio 2010)Portimão – Praia da Rocha – Torralta - Alvor - Lagos
(3 posts)


5ª etapa (Ago 2010)Lagos - Luz - Salema - Cabo de São Vicente
(2 posts)


6ª etapa (Abril 2011)Budens - Carrapateira - Aljezur – Odeceixe
(3 posts)


7ª etapa (Mayo 2011)Odeceixe - Zambujeira - Almograve - V.N.Milfontes
(3 posts)


8ª etapa (Junio 2011)V.N.Milfontes - Porto Côvo
(1 post)


9ª etapa (Julio 2011)Porto Côvo – Sines – Santo André – P.Galé
(2 posts)


Categorías:

Albania

Arte

Aveiro

Bragas

Cervecitas

Cosas que ves

El Alentejo

El Algarve

Historias de Aeropuertos

Italia

La Casa del Porvenir

La Sevibici

Ligues

Lisboa

Los Remedios

Mis Escritos

Mis Viajes Solitarios

Moda

Pechugaaas

Pequeñas Reflexiones

Teatro

Tecnología

Tirana

Otrosblogs:


400 maniquíes ya!La Voz del Maniquí

Setentero-musical Cuenta Discos

Edu Un Cronopio Amnésico

M. Noches de Lluvia

Buenísimo Recuerdos a olvidar

Xtraterrestre con X La nada del todo

Fotos en Sevilla Anibal

Otros colores Violeta

Alamedero Nono

No se corta San Canalla

Bailando, sintiendo Retales de Lunares

¿Sólo 40? Cantando mis Cuarenta

En el aire DragonFlyrs

Interesante Salvador Navarro

De cómo pensamos Yo, trébol

Espía Jaio

Lobo gruñón
Grumpy Wolf

Follancias ¿Qué pasa follador?

Relatos reales Memoria

Volvió Lentejo

Mashuca
Cuasiblogh

Volvió al ruedo! PandragoQ


Em português

Nuestro blog
Centro Cultural Lusófono

Lisboa antiga Bic Laranja

Património em perigoLisboa S.O.S.

Pequeñas y grandes ruinas con su cieloRuin'arte

Fonte de inspiração!Portugal a pé

Coisinhas interessantesNosso mundo na net

Há muitissimos
Castelos de Portugal


In italiano

Mi amiga Daniela

Robba


Auf Deutsch

Odile


Anuncios antiguos

Filminas


Esperando a que resuciten

Minshu

Superpava

Milio


Páginas web

Traversa (Mi hermano cruzó África a pie y escribió un libro)

Centro Cultural Lusófono (Nuestra asociación de aficionados al mundo portugués)

La Fosa Bestiaria (Las Hermanas Lumière)

ABC del Kitsch (Jaio)

Mis posts pasados:

Febrero 2003
Marzo 2003
Abril 2003
Mayo 2003
Junio 2003
Julio 2003
Agosto 2003
Sept 2003
Oct 2003
Nov 2003
Dic 2003
Enero 2004
Febrero 2004
Marzo 2004
Abril 2004
Mayo 2004
Junio 2004
Julio 2004
Agosto 2004
Sept 2004
Oct 2004
Nov 2004
Dic 2004
Enero 2005
Febrero 2005
Marzo 2005
Abril 2005
Mayo 2005
Junio 2005
Julio 2005
Agosto 2005
Sept 2005
Oct 2005
Nov 2005
Dic 2005
Enero 2006
Febrero 2006
Marzo 2006
Abril 2006
Mayo 2006
Junio 2006
Julio 2006
Agosto 2006
Sept 2006
Oct 2006
Nov 2006
Dic 2006
Febrero 2007
Marzo 2007
Abril 2007
Sept 2007
Oct 2007
Nov 2007
Dic 2007
Mayo 2008
Junio 2008
Julio 2008
Agosto 2008
Sep 2008
Oct 2008
Nov 2008
Dic 2008
Enero 2009
Febrero 2009
Marzo 2009
Abril 2009
Mayo 2009
Junio 2009
Julio 2009
Agosto 2009
Sep 2009
Oct 2009
Nov 2009
Enero 2010
Febrero 2010
Marzo 2010
Abril 2010
Mayo 2010
Junio 2010
Julio 2010
Agosto 2010
Sep 2010
Oct 2010
Nov 2010
Enero 2011
Febrero 2011
Marzo 2011
Abril 2011
Mayo 2011
Junio 2011
 

viernes, 22 de agosto de 2008

 
Albania (1): Tirana

Los conductores de los autobuses albaneses primero secuestran tus cosas, luego te secuestran a ti, todo es muy rápido y muy emocionante. Los autobuses albaneses nunca son albaneses, son griegos, italianos, austriacos, lo que sea, básicamente cuando se quedan descuajaringados y desfasados en su país de origen se venden a Albania, donde empiezan una nueva vida. Tienen un cobrador, que sólo se distingue de los demás pasajeros porque lleva un fajo de billetes gordísimo en la mano, y los otros pasajeros no. Todo esto lo descubrí (aparte de lo del secuestro de bienes, que ya sabía de internet) al salir del aeropuerto de Tirana y el larguísimo control de pasaportes, donde por algún tipo de milagro conseguí coger el último y desvencijado autobús que salía para el centro cuando estaba cerrando sus puertas para salir ya. A las 6 de la tarde.

Veo mi primer bunker nada más salir del aeropuerto. Parece que todo lo he leído sobre Albania va a ser verdad. Me paso el corto viaje al centro de Tirana muy emocionada, mirando por la ventana con la boca abierta. Tirana me encanta desde el principio. El autobús suelta pasajeros y les manda a coger sus cosas del maletero todo en medio de la calle principal, con el tráfico haciendo un rodeo para esquivarles, y todo el mundo tan contento. Aquí las cosas funcionan, parece, no se sabe cómo, pero funcionan. Funcionan por pura dinámica humana.

Fin de trayecto, me dejan en la Plaza de Skanderberg, me siento feliz, ya estoy en Tirana:

Ahora sólo tengo que encontrar el hotel, que sé que está a un paso de la plaza central, y tengo dos planos diferentes de la ciudad para ayudarme en mi empeño. Vamos allá..... izquierda, derecha, izquierda, derecha, palante, patrás, un dos tres.... y nada. Ha pasado media hora y sigo en el mismo punto, porque 1) todos los edificios emblemáticos de la plaza salen en mis dos planos, pero en ubicaciones completamente diferentes, y porque 2) cuando intento buscar alguna placa con el nombre de una calle, no hay, eso parece no existir aquí. Hago de tripas corazón y estreno mi defectuoso albanés con dos guardias que hay en una esquina (no sé de qué calle), y muy amablemente me indican donde está la calle que busco, además les entiendo (bueno, entiendo la palabra "semafor" y los movimientos de brazos, que viene a ser la misma cosa ). Y funciona: encuentro la calle, la calle es un horror,
pero el bonito hotel donde yo tengo mi reserva (el Villa Tafaj ) está allí. Entro, me llevan a mi habitación por un laberinto de pasillos patios jardines restaurantes cafés y salas de estar del que no voy a saber salir después, presentándome en el camino a todos los camareros, hola, hola, me encanta, la habitación es estupenda, estoy aquí, he llegado.

Luego me voy a dar un paseo vespertino para ver la ciudad. Es interesantísimo. Había leído mucho en internet sobre los agujeros que hay en las aceras, tienes que ir con mil ojos para no caerte dentro de alguno. Por lo visto en una época hubo una iniciativa del ayuntamiento que premiaba el reciclaje, y con eso desaparecieron de repente todas las tapas de las bocas de registro (y aparecerían recicladas como otras cosas seguramente, aunque me cuesta imaginar como qué). Estaba muy preparada para no meter literalmente la pata, pero al final no era para tanto, no había grandes agujeros, aunque sí que faltaban pedazos de acera en todas partes:

La cuidad en sí me encantó. Hay tanto que ver, todo es tan diferente. Tirana no es plato de gusto para todo el mundo, es zarrapastrosa, muchos edificios se caen a pedazos, los bloques de pisos están sin terminar, mucho ladrillo feo a la vista, marañas de cables, es como un barrio marginal en los años setenta, pero también tiene movimiento, colores vivos, muchísimos bares y gente linda, lindísima, que te sonríe... además es la ciudad capital más segura de Europa, eso lo sabía antes de ir y lo he confirmado, los Tiraneros no son tironeros, y no atraes miradas desagradables ni comentarios dudosos ni remolcas a nadie raro en tus paseos. La vida se desarrolla con una normalidad envidiable: no te sientes rara en absoluta. Sólo fascinada. Y hay una gran cultura cervecera, que es lo que me gusta a mí. Hay muchísimos bares y cafés. En Tirana la moda en bares es el estilo años setenta, esos bares que tienen banquitos redondos de terciopelo y una planta de arriba que se ve desde abajo, no sé si me explico, y todos ellos y otras cosas le dan a Tirana un aire periferia-de-Madrid-en-los-años-setenta que me gusta mucho.

Es una ciudad amable.

Aunque destartalada y desastrada también. Los largos años del régimen comunista más represivo de Europa se encargaron de eso (todo el mundo sabe que era casi imposible entrar y salir del país, pero ¿sabíais por ejemplo que los vehículos particulares estaban prohibidos, lo mismo que los teléfonos en las casas, la religión y las barbas?), además después del comunismo les fue regular, aunque ahora son tiempos de paz y un poco de progreso, un poquito pero allí está, Albania tambalea, pero no se cae.

Cables,
maniquíes con la cabeza rota,
cientos de ellos, casas de colorines,
también cientos de ellas.

El segundo día me pasé la mañana descubriendo la cuidad con más tiempo y haciendo un superfotorreportaje sobre maniquíes con la cabeza partida, pero ¡ups!, a que no os acordábais de los agujeros en el suelo, los desniveles, pues yo tampoco, me torcí el pie en uno de ellos y tuve que pasar la tarde descansando en el hotel.

Me dió un poco de rabia pero tuve que hacerlo, e hice bien porque después no volví a tener problemas con él y pude andar muchísimo, por toda la costa izquierda de Albania, gracias a mi sensatez ese día, creo.

Por cierto en la foto se ve el restaurante del jardín, debajo del balcón de mi habitación. Se comía estupendamente, ya hablaré más sobre la comida albanesa y lo buena que está.

Definitivamente, el sitio que más me gustó de Albania fue Tirana. Y me quedé con las ganas de ver más. A Tirana tengo que volver, y sé que volveré.
.
(Dentro de pocos días: Albania (2) Vlora.)
.

Etiquetas: , ,




1 Comentarios



This page is powered by Blogger.