Antiarrugas atómico 
  corner   



¿Cuándo podré pintarme los ojos sin pintarme la nariz?


HOME

escríbeme aquí

Mi bloguiperfil

Travesía Superconjuntada: he cruzado el Algarve a pie y ahora voy por la costa hacia Lisboa:

1ª etapa (Abril 2010)Vila Real - Cacela - Tavira

2ª etapa (Abril 2010)Tavira - Moncarapacho - Olhao - Praia de Faro

3ª etapa (Mayo 2010)Praia de Faro - Quarteira - Albufeira - Lagoa
(3 posts)


4ª etapa (Junio 2010)Portimão – Praia da Rocha – Torralta - Alvor - Lagos
(3 posts)


5ª etapa (Ago 2010)Lagos - Luz - Salema - Cabo de São Vicente
(2 posts)


6ª etapa (Abril 2011)Budens - Carrapateira - Aljezur – Odeceixe
(3 posts)


7ª etapa (Mayo 2011)Odeceixe - Zambujeira - Almograve - V.N.Milfontes
(3 posts)


8ª etapa (Junio 2011)V.N.Milfontes - Porto Côvo
(1 post)


9ª etapa (Julio 2011)Porto Côvo – Sines – Santo André – P.Galé
(2 posts)


Categorías:

Albania

Arte

Aveiro

Bragas

Cervecitas

Cosas que ves

El Alentejo

El Algarve

Historias de Aeropuertos

Italia

La Casa del Porvenir

La Sevibici

Ligues

Lisboa

Los Remedios

Mis Escritos

Mis Viajes Solitarios

Moda

Pechugaaas

Pequeñas Reflexiones

Teatro

Tecnología

Tirana

Otrosblogs:


400 maniquíes ya!La Voz del Maniquí

Setentero-musical Cuenta Discos

Edu Un Cronopio Amnésico

M. Noches de Lluvia

Buenísimo Recuerdos a olvidar

Xtraterrestre con X La nada del todo

Fotos en Sevilla Anibal

Otros colores Violeta

Alamedero Nono

No se corta San Canalla

Bailando, sintiendo Retales de Lunares

¿Sólo 40? Cantando mis Cuarenta

En el aire DragonFlyrs

Interesante Salvador Navarro

De cómo pensamos Yo, trébol

Espía Jaio

Lobo gruñón
Grumpy Wolf

Follancias ¿Qué pasa follador?

Relatos reales Memoria

Volvió Lentejo

Mashuca
Cuasiblogh

Volvió al ruedo! PandragoQ


Em português

Nuestro blog
Centro Cultural Lusófono

Lisboa antiga Bic Laranja

Património em perigoLisboa S.O.S.

Pequeñas y grandes ruinas con su cieloRuin'arte

Fonte de inspiração!Portugal a pé

Coisinhas interessantesNosso mundo na net

Há muitissimos
Castelos de Portugal


In italiano

Mi amiga Daniela

Robba


Auf Deutsch

Odile


Anuncios antiguos

Filminas


Esperando a que resuciten

Minshu

Superpava

Milio


Páginas web

Traversa (Mi hermano cruzó África a pie y escribió un libro)

Centro Cultural Lusófono (Nuestra asociación de aficionados al mundo portugués)

La Fosa Bestiaria (Las Hermanas Lumière)

ABC del Kitsch (Jaio)

Mis posts pasados:

Febrero 2003
Marzo 2003
Abril 2003
Mayo 2003
Junio 2003
Julio 2003
Agosto 2003
Sept 2003
Oct 2003
Nov 2003
Dic 2003
Enero 2004
Febrero 2004
Marzo 2004
Abril 2004
Mayo 2004
Junio 2004
Julio 2004
Agosto 2004
Sept 2004
Oct 2004
Nov 2004
Dic 2004
Enero 2005
Febrero 2005
Marzo 2005
Abril 2005
Mayo 2005
Junio 2005
Julio 2005
Agosto 2005
Sept 2005
Oct 2005
Nov 2005
Dic 2005
Enero 2006
Febrero 2006
Marzo 2006
Abril 2006
Mayo 2006
Junio 2006
Julio 2006
Agosto 2006
Sept 2006
Oct 2006
Nov 2006
Dic 2006
Febrero 2007
Marzo 2007
Abril 2007
Sept 2007
Oct 2007
Nov 2007
Dic 2007
Mayo 2008
Junio 2008
Julio 2008
Agosto 2008
Sep 2008
Oct 2008
Nov 2008
Dic 2008
Enero 2009
Febrero 2009
Marzo 2009
Abril 2009
Mayo 2009
Junio 2009
Julio 2009
Agosto 2009
Sep 2009
Oct 2009
Nov 2009
Enero 2010
Febrero 2010
Marzo 2010
Abril 2010
Mayo 2010
Junio 2010
Julio 2010
Agosto 2010
Sep 2010
Oct 2010
Nov 2010
Enero 2011
Febrero 2011
Marzo 2011
Abril 2011
Mayo 2011
Junio 2011
 

viernes, 4 de noviembre de 2005

 
Lo que no me pase a mí ..... segunda parte.

El viaje. El miércoles. El avión salía para Liverpool desde Granada a las 9 de la noche, y cogí un tren que iba de Sevilla a Granada a las 4 de la tarde. Ya sabía que era un poco justo, pero llegaba dos horas antes de salir el vuelo y teóricamente me daba tiempo de sobra para llegar al aeropuerto. Si no, pues era un riesgo calculado y punto.

A unos 20 minutos de Sevilla el tren para. Luego para otra vez, y otra, y otra. Oh no. Luego nos anuncian un retraso de una hora: el maquinista está indispuesto y están esperando un sustituto, que tardará una hora en llegar. Me pongo a calcular: si llegamos con una hora de retraso, cojo un taxi y llego al aeropuerto a tiempo. Si el retraso es de una hora y cuarto, perderé el vuelo, y en ese caso prefiero bajarme y volver a Sevilla, ya buscaría un vuelo para el día siguiente, lo que no quiero hacer es llegar a Granada, perder el vuelo y tener que dormir allí y esperar allí hasta la noche siguiente para coger otro vuelo.

Así que... voy a ver qué retraso llevamos. Después de 40 minutos, echamos a andar, ¡estupendo!, ah, pero hacia atrás. Si nos vamos a Sevilla, me quedo allí.... 10 minutos más tarde, paramos y echamos a andar hacia adelante. Cogemos velocidad. Entonces le pregunto al revisor que si nos vamos de verdad, y me dice que sí, y le pregunto cuando vamos a llegar a Granada y me dice que con una hora de retraso. Un poco menos de una hora. Le expongo mi situación. Todo bajo control, porque vamos a llegar a tiempo.

Pasan 15 minutos y el tren zozobra, sigue un poco más y se queda parado. Pasan los minutos, pasan muchos minutos. El revisor ha desaparecido. No hay nadie. Estamos en Arahal, el pueblo de MariPaz. Después de un rato ya no sé si bajarme o no y me acerco a dos señores que tienen pinta de detectives, que hablan mucho y muy agitadamente por los móviles, pero que sé que son del tren porque han entrado antes en la cabina del maquinista. Les explico lo del vuelo y que cuánto retraso llevamos porque si va a ser más de una hora y cuarto me voy a bajar en la siguiente y me vuelvo a Sevilla. Me dicen que vamos a llegar a Granada a las 9, con dos horas de retraso. Ah, me bajaré entonces. Sacan de la manga un horario de trenes, mire, puede coger este tren, o este, nosotros hablaremos con el revisor para que no tengas problemas, no tendrás que pagar el billete. Pero pensándolo, ¿no preferirías coger un taxi a Granada, para no tener que perder el vuelo?, "claro, pero.... ¿quién lo paga?" "Paga Renfe, y se llega rápido, es todo autopista", "ah, pues ¡vale!, pues muchas gracias." (esto es un poco surrealista, pienso).

Los señores se bajan del tren conmigo en el siguiente pueblo, que es Marchena, el pueblo de Pastora. Han llamado con sus móviles a un taxi y uno de ellos espera conmigo. Me han dicho que yo no tendré que pagar el taxi, que ya va pagado. Y que llegaré en hora y media, o sea que tendré tiempo de sobra antes de coger el avión.

Y así, charlando, esperamos media hora antes de que llegue el taxi. Los señores le dicen algo al taxista, yo me meto dentro y me voy, ¡adiós, señores!, ¡adiós, tren parado, maquinista enfermo! (que por cierto lo primero que cruza con el taxi es una UVImóvil, ¿para el maquinista?).

Salimos para Granada a toda leche. A los diez minutos o así se me ocurre decirle al taxista, bueno, qué detalle de la Renfe, ¿verdad? pagarme el taxi. "¿¿Pagarte el taxi??" dice el taxista, extrañadísimo. "¿¿Te han dicho que te pagan el taxi?? ¡¡A mí no me han dicho nada de eso!!" Pues... sí... y me lo han dicho muy claro, yo me aseguré porque, no quería malentendidos. El taxista muy extrañado, "¿¿Pero quién te dijo eso??" "Pues esos dos señores".. "¿Y quienes son esos dos señores?" "Pues ... eran ... " Buena pregunta. ¿¿¿Quiénes eran esos dos señores??? ¡¡¡Pues ni idea!!!

El taxista se pone a hacer llamadas. Llama a la estación, llama a la Renfe, llama al otro taxista, a la central. Nadie coge el teléfono, o nadie sabe nada.

Finalmente habla con los de la estación de Marchena, y ellos no saben nada pero pueden ir a ir a preguntárselo a los del tren, que a todas luces sigue allí en la estación. A los 5 minutos vuelven a llamar y... no hay problema, no hay que pagar nada, lo paga la Renfe.

Uf, qué susto. Y ahora otro susto. Miro la velocidad del taxi, miro los kilómetros que faltan para Granada (200), pienso en la hora en que van a cerrar el vuelo y ..... joder qué justos vamos. Si seguimos entre 120 y 130 como vamos ahora sin aminorar de aquí a Granada, llegaremos 5 minutos antes de que cierren el vuelo. Joder, joder, joder. Si lo sé no vengo. Yo no necesito esto. De verdad, me habría vuelto a Sevilla. Así dormiría en mi cama esta noche.

En ese estado incierto sigo una hora y diez minutos más. El cierre del vuelo es a las 8,30, y llegamos a las puertas del aeropuerto a las 8,24. Corro como una loca a través de la multitud que está en mi mesa de check-in, llego, la pantalla pone Liverpool pero justo en el momento que planto el pie en el suelo y la mano en la mesa cambia y pone Cerrado.

Claro que me dejan facturar. Todos los que van en los otros vuelos y que querían facturar antes que yo me miran muy mal, la despistada, la desastre, la que se ha colado.

El avión despegó y aterrizó absolutamente puntual. Lo conseguí. Surrealismo total, pero llegué. ¿Cómo lo he conseguido? Tengo dudas. ¿Normalmente la Renfe pagan taxis de más de 200 kilómetros por un retraso? Digo yo que no, en un tren que va con tan poco margen. Y sobre todo, ¿quiénes eran esos dos señores?

Etiquetas:




0 Comentarios



This page is powered by Blogger.