Antiarrugas atómico 
  corner   



¿Cuándo podré pintarme los ojos sin pintarme la nariz?


HOME

escríbeme aquí

Mi bloguiperfil

Travesía Superconjuntada: he cruzado el Algarve a pie y ahora voy por la costa hacia Lisboa:

1ª etapa (Abril 2010)Vila Real - Cacela - Tavira

2ª etapa (Abril 2010)Tavira - Moncarapacho - Olhao - Praia de Faro

3ª etapa (Mayo 2010)Praia de Faro - Quarteira - Albufeira - Lagoa
(3 posts)


4ª etapa (Junio 2010)Portimão – Praia da Rocha – Torralta - Alvor - Lagos
(3 posts)


5ª etapa (Ago 2010)Lagos - Luz - Salema - Cabo de São Vicente
(2 posts)


6ª etapa (Abril 2011)Budens - Carrapateira - Aljezur – Odeceixe
(3 posts)


7ª etapa (Mayo 2011)Odeceixe - Zambujeira - Almograve - V.N.Milfontes
(3 posts)


8ª etapa (Junio 2011)V.N.Milfontes - Porto Côvo
(1 post)


9ª etapa (Julio 2011)Porto Côvo – Sines – Santo André – P.Galé
(2 posts)


Categorías:

Albania

Arte

Aveiro

Bragas

Cervecitas

Cosas que ves

El Alentejo

El Algarve

Historias de Aeropuertos

Italia

La Casa del Porvenir

La Sevibici

Ligues

Lisboa

Los Remedios

Mis Escritos

Mis Viajes Solitarios

Moda

Pechugaaas

Pequeñas Reflexiones

Teatro

Tecnología

Tirana

Otrosblogs:


400 maniquíes ya!La Voz del Maniquí

Setentero-musical Cuenta Discos

Edu Un Cronopio Amnésico

M. Noches de Lluvia

Buenísimo Recuerdos a olvidar

Xtraterrestre con X La nada del todo

Fotos en Sevilla Anibal

Otros colores Violeta

Alamedero Nono

No se corta San Canalla

Bailando, sintiendo Retales de Lunares

¿Sólo 40? Cantando mis Cuarenta

En el aire DragonFlyrs

Interesante Salvador Navarro

De cómo pensamos Yo, trébol

Espía Jaio

Lobo gruñón
Grumpy Wolf

Follancias ¿Qué pasa follador?

Relatos reales Memoria

Volvió Lentejo

Mashuca
Cuasiblogh

Volvió al ruedo! PandragoQ


Em português

Nuestro blog
Centro Cultural Lusófono

Lisboa antiga Bic Laranja

Património em perigoLisboa S.O.S.

Pequeñas y grandes ruinas con su cieloRuin'arte

Fonte de inspiração!Portugal a pé

Coisinhas interessantesNosso mundo na net

Há muitissimos
Castelos de Portugal


In italiano

Mi amiga Daniela

Robba


Auf Deutsch

Odile


Anuncios antiguos

Filminas


Esperando a que resuciten

Minshu

Superpava

Milio


Páginas web

Traversa (Mi hermano cruzó África a pie y escribió un libro)

Centro Cultural Lusófono (Nuestra asociación de aficionados al mundo portugués)

La Fosa Bestiaria (Las Hermanas Lumière)

ABC del Kitsch (Jaio)

Mis posts pasados:

Febrero 2003
Marzo 2003
Abril 2003
Mayo 2003
Junio 2003
Julio 2003
Agosto 2003
Sept 2003
Oct 2003
Nov 2003
Dic 2003
Enero 2004
Febrero 2004
Marzo 2004
Abril 2004
Mayo 2004
Junio 2004
Julio 2004
Agosto 2004
Sept 2004
Oct 2004
Nov 2004
Dic 2004
Enero 2005
Febrero 2005
Marzo 2005
Abril 2005
Mayo 2005
Junio 2005
Julio 2005
Agosto 2005
Sept 2005
Oct 2005
Nov 2005
Dic 2005
Enero 2006
Febrero 2006
Marzo 2006
Abril 2006
Mayo 2006
Junio 2006
Julio 2006
Agosto 2006
Sept 2006
Oct 2006
Nov 2006
Dic 2006
Febrero 2007
Marzo 2007
Abril 2007
Sept 2007
Oct 2007
Nov 2007
Dic 2007
Mayo 2008
Junio 2008
Julio 2008
Agosto 2008
Sep 2008
Oct 2008
Nov 2008
Dic 2008
Enero 2009
Febrero 2009
Marzo 2009
Abril 2009
Mayo 2009
Junio 2009
Julio 2009
Agosto 2009
Sep 2009
Oct 2009
Nov 2009
Enero 2010
Febrero 2010
Marzo 2010
Abril 2010
Mayo 2010
Junio 2010
Julio 2010
Agosto 2010
Sep 2010
Oct 2010
Nov 2010
Enero 2011
Febrero 2011
Marzo 2011
Abril 2011
Mayo 2011
Junio 2011
 

lunes, 20 de junio de 2005

 
Quedé para ver la casa a la 7 de la tarde.

A las siete menos cinco ya estaba en la puerta, con 40º en la calle, sudando casi tanto como aquel verano de tanta pasión en tan corto tiempo, y muy arreglada y finamente vestida porque me había puesto guapa para la casa, también con la idea de aparentar que los 120 millones no eran un problema para mí, que a lo mejor llevaba los 120 millones de pesetas en el bolsillo, ya sabes, o en el sujetador en todo caso.

Los diez minutos que pasé dando vueltas parribapabajo delante de la casa eran suficientes para que me entrara una cierta duda, que ahora aclararé, pero primero voy a hacer un inciso.

Hablando de mi antigua experiencia tan pasional con el chico de la Calle Progreso, y describiendo esa casa tan peculiar, con su casi total falta de mobiliaria y equipamientos, la gente me ha dicho distintas cosas. Primero va Rosa y dice, "¿¿pero estás segura de que no era un okupa??", y luego va Chema y dice "¿Sabes que era eso? ¡Eso era un picadero! Si sólo había una cama.... ni vasos ni ná, si él no vivía allí, eso era un sitio pa llevar a las niñas a follar na má...", y yo todo indignada "¡¡¡Pero si vivía allí!... y el compañero de piso también vivía allí (y él no follaba con nadie), si vivían allí los dos, y vale, que sólo tenía una cama y no tendría vasos y no tenía casi ná, pero vivía allí!!!" Pero después eso también se aclaró. Porque esa noche, Jesús vino a mí en un sueño (Jesús era el nombre de mi rollo, no lo confundáis con el hijo de Dios) y me lo aclaró todo. Estábamos en la casa de la Calle Progreso, los dos sentados sobre la cama, y mientras yo le quitaba toda la ropa me decía, "pero claro que tenía más muebles, ¿no te acuerdas? ¿No te acuerdas de la silla? ¿Y del armario que encontré en la calle? ¿Y no te acuerdas de los libros, no tenía estantería pero guardaba todos los libros en el suelo?" y de repente vi los libros y me acordaba de todo. Claro que había otros muebles, es que yo solo me acordaba de la cama, por razones obvias.

Bueno, volvemos a la Calle Progreso, el viernes a las siete y cinco de la tarde. Llegó la dueña de la casa. Abrió la puerta y tardé menos de un segundo en darme cuenta de que esa no era la casa. Desagradable y increible, pero cierto, la casa de mis fugaces amores era la de dos puertas más abajo, irreconocible en un 99%, completamente reformada, pintada de un horrible color morado oscuro y con un diseño de arquitecto con puerta metálica de sarcófago nuclear, esa era mi casa.

Y de la que vi, sólo el dormitorio (que era el salón) tenía el mismo ambiente, era muy parecido y recordé muchas cosas. Lo demás era la hostia, una casa enorme, laberíntica y en fatal estado y llena de cucarachas. "Cuidado, cuidado", me decía la dueña, y efectivamente, era un verdadero cementerio de cucarachas, pero no pegué el grito hasta que ví el escorpión sentado encima del armario, y me entró un ataque de risa al mismo tiempo, y a la dueña de la casa otro, coge el escorpión - resecado, negro y polvoriento - y el escorpión es de un antiguo inquilino y es de goma. Pero ya no se me acababa de quitar la risa, por toda la situación, por todo. Fuimos a ver más habitaciones y cuando llegamos a la cocina dice la dueña, "cuidado, que aquí hay otra sorpresa..." "¿pero otro animal?" "sí, un pato".. "¿un pato?" y de repente hay un revuelo de plumas o un grito asustado de la dueña o algo y yo también grité y dice, allí está, allí está el patito en el suelo del patio, ay, ay, y voy y veo el pato y pato es una cosita pequeñísima y moribunda tirada en el suelo, qué pena, vamos a ponerle un poco de agua, ¿no? se muere del calor, nos pusimos a buscar un recipiente por toda la cocina (¿a qué me recuerda eso?), por fin encontramos una bandeja, la llenamos de agua, "¿pero tú te atreves a cogerlo?" "claro que sí", y cogí al patito y lo metí dentro del agua. Y cuando el pato estaba submergido en agua, la dueña me dice "pero no es un pato, ¿eh?, es una paloma", oh fú, y ahora se va a ahogar, hay que sacarlo del agua, bueno, lo dejamos en la bandeja, donde parecía reanimarse un poco, "vendrá la madre", bueno, no sé, qué pena de patito/paloma.

Por dentro la casa era unas cuatro veces más grande que la de mis sueños, a pesar de ser tan parecida por fuera. Más habitaciones, y más, y más, todo tenebroso y dando a patios cada vez más interiores. "Podemos subir a la segunda planta, pero hay una salamanquesa ¿eh?"

Y así fue mi visita a la casa. Decepcionante, divertido y demencial. Pero yo esta última semana me he sentido bien recordando todo lo que me pasó hace tanto tiempo. Bueno, lo que le pasó a una persona que no soy yo exactamente, pero sí que lo soy, porque llevo esa persona dentro y cuando le han pasado cosas buenas a esa persona, también me han pasado a mí. Ella se llamaba Paula, y acababa de cumplir los 20 años, y yo también me llamo Paula y acabo de cumplir los veinte años, aunque tengo más años y más cosas superpuestas también, y pienso que soy capaz de sentirme bien igual que entonces, y que incluso podrían pasarme cosas así, aquí y ahora, ¿por qué no?, yo soy esa, soy Pau, soy ella, soy yo.

Próximamente, más locuras.
.

Etiquetas:




0 Comentarios



This page is powered by Blogger.